10 may. 2011

EL ÍCONO DEL CHIVITO URUGUAYO LLEGA A LA ARGENTINA


La Pasiva es la cadena de “chiviterías” más conocida de Uruguay. El 11 de Mayo desembarcará en Capital Federal con un local en Corrientes y Callao. Durante este 2011 sumará otros cinco en nuestro país
La tradicional cadena de restaurantes uruguaya famosa por sus “chivitos” y panchos con mostaza alemana, llega al  otro lado del charco. El primer local de la cadena abrirá sus puertas endonde hasta diciembre de 2009 funcionó la librería Gandhi que había abierto sus puertas en 1984 y se supo ser un importante reducto cultural porteño. Así, los libros, anaqueles y literatura que en ese local existieron darán paso a la gastronomía de la cadena de comidas rápidas más renombrada de Uruguay.
La Pasiva llega al epicentro de la actividad teatral y cultural de la Ciudad de Buenos Aires de la mano de la firma Victoria Mayo, una sociedad formada por varios licenciatarios de locales de la cadena en Uruguay. Este grupo cerró un convenio para explotar comercialmente en la Argentina con una empresaria local que hace 14 años inscribió la marca La Pasiva de Buenos Aires y que tiene la exclusividad para su uso en el país. Allegados a la empresaria explicaron al diario El Cronista que el plan de negocios incluye la apertura de otros cinco locales en la Argentina, de los cuales tres más se ubicarán en la Capital Federal, otro en Córdoba y uno más en Mar del Plata.

También aseguró que en una segunda etapa se contempla seguir creciendo mediante el sistema de franquicia. Aclaró además que La Pasiva de Buenos Aires es una sociedad que no tiene vínculos comerciales con los dueños de La Pasiva de Uruguay sino que el grupo de licenciatarios del país vecino que armaron la empresa para explotar la marca en la Argentina.
Sin embargo, el menú tendrá muchas similitudes con el uruguayo ya que personal del país vecino será el encargado de adiestrar a los empleados porteños sobre los secretos gastronómicos uruguayos como los famosos Chivitos y panchos, la cerveza tirada y los secretos de la mostaza y el pan que, según fuentes del mercado, serán importados desde Uruguay.
En el país vecino, Cervercerías La Pasiva fue fundada hace más de 40 años por Pedro Kechichian, quien logró extender el negocio franquiciando la marca, fundamentalmente entre emprendedores gallegos y armenios. Tiene un contrato de exclusividad con la marca de cerveza Pilsen, propiedad del grupo InBev dueño de Quilmes en Argentina.
Ante tanto anuncio de comidas rápidas venidas de yankilandía, una verdadera buena noticia. (Fuente: El Cronista)

No hay comentarios:

Publicar un comentario